Los papás de Jorge vinieron a preguntarnos qué tipo de reportaje para su hijo sería más bonito, y nosotros, como solemos hacer, les recomendamos una sesión de exteriores. Es al aire libre donde los niños y niñas de esta edad se sueltan más rápido, olvidan rápidamente la vergüenza inicial y acaban pasándolo pipa, que es lo más importante.

Empezamos con Jorge solo, vestido de calle, disparando unas cuantas fotos naturales mientras paseaba por el campo de Gaianes. Seguidamente se unió a la sesión Valentina, su preciosa y simpática hermanita que no dudó un instante en ponerse frente a la cámara. Los dos juntos nos regalaron risas, abrazos y esos momentos de complicidad que solo los hermanos tienen.

Una vez llegada esa luz del atardecer que tanto nos gusta, Jorge se puso el traje con el que su papá tomó su comunión muchos años atrás. Se notaba que a Jorge le hacía ilusión compartir esta vestimenta con su padre, pues ya no borró la sonrisa de la cara en lo que quedaba de shooting. Aprovechando la luz dorada de la tarde, terminamos con unas cuantas fotos en familia que no podían faltar. Un tarde muy completa y amena que todos juntos disfrutaron mucho, y nos regaló instantáneas como estas.