Podríamos decir que tras la gran celebración de vuestra boda, queda todavía un último paso, pero de los más importantes para recordar todo con el máximo detalle, ese paso es la elección de las fotografías que compondrán vuestro álbum de boda. Una vez que han pasado los días y que la vida vuelve a la normalidad, la gran mayoría de los novios están esperando la llamada del fotógrafo para ver el resultado del reportaje fotográfico de boda.

Tenemos tantas ganas de volver a recordar esos grandes momentos, que en su mayoría pasaron rápidamente entre un sinfín de emociones, que ver y descubrir la pequeña gran historia que componen las imágenes es un momento muy emotivo.

Pero todavía nos queda una gran labor por hacer, y no es otra que entre la gran cantidad de fotos que nos han entregado en un formato digital, empezar a elegir cuales compondrán el álbum de boda y cuales quedaran apartadas del mismo, ya que desgraciadamente todas no suelen caber.

 

LA IMPORTANCIA DEL ÁLBUM DE BODA

 

En los tiempos actuales desgraciadamente cada vez imprimimos menos fotografías, hoy en día debido a los nuevos dispositivos y a la fotografía digital, almacenamos miles de fotos que nunca serán impresas.

¿Pero merece la pena realmente no crearse un álbum de bodas? Partiendo de la base que en la mayoría de los casos hemos contratado un fotógrafo profesional para que consiga captar los mejores momentos de una forma artística, relegar estas imágenes a un simple archivo en nuestro ordenador y visualizarlo en una pantalla (que casi siempre no suele ser la adecuada), no parece la mejor forma de mantener este gran recuerdo. Por otro lado aunque ahora te lo parezca, un disco duro no es la forma más segura de conservar un recuerdo. A veces fallan, incluso diría que más de lo que pensamos.

 

LA DIFÍCIL LABOR DE DISEÑAR VUESTRO ÁLBUM

 

Como hemos comentado al principio vuestro fotógrafo os hará llegar una gran cantidad de imágenes para vuestra elección. El día de la boda estuvo trabajando intensamente en no perder ningún detalle y eso se traduce en cientos de fotografías, que inevitablemente habrá que seleccionar para componer el álbum.

En la mayoría de los casos, elegiréis vosotros vuestras propias fotografías de boda, a no ser que nos pidáis lo contrario. Por eso os vamos a dar una serie de consejos para que os sea más fácil llevarlo a cabo.

 

CONTAMOS UNA HISTORIA

 

El reportaje fotográfico no es ni más ni menos que contar una historia a través de imágenes. Y como toda historia tiene un principio o presentación, un nudo o historia a contar y un desenlace. Si no, será un simple visionado de fotos.

Como fotógrafos de bodas, personalmente interpretamos nuestro trabajo de esta manera. Es un día donde las emociones pasan a ser lo más importante, y una buena historia es imposible de contar si no se tienen en cuenta.

Dentro de esto, una boda está compuesta de diferentes actos y momentos y todos tienen que salir reflejados en el reportaje. Busca las más significativas y las que más te trasmitan tanto artística como emocionalmente.

 

MENOS ES MÁS

 

Van a poner a vuestra disposición una gran cantidad de fotos, pero tu reportaje de boda no va a ser mejor por la cantidad que incluyas. Intentaremos explicarlo;

Seguramente te gusten muchas fotografías, pero corréis el riesgo de repetir muchos momentos y hacerlo monótono. También tenéis que ver que hay imágenes muy similares que el fotógrafo toma con la intención de daros más opciones. Si decidís incluir varias del mismo momento tener muy en cuenta que no hayan sido hechas desde el mismo punto de vista, que se complementen.

Aunque sea difícil, intentar poneros en el lugar de una tercera persona que va a ver el reportaje. Los álbumes cargados de fotos terminan por aburrir a la gente, ver los mismos momentos una y otra vez es algo tedioso. Seguro que vuestros amigos tiemblan cuando les aviséis de que ya tenéis el álbum de boda.

Como consejo fundamental os diríamos que empezarais por definir cuantas fotos aproximadamente vas a poner en vuestro álbum, lo normal y lo que siempre aconsejamos nosotros sería entre 75 y 90 fotos, para los 25 pliegos (50 hojas) que os ofrecemos en nuestro  pack de álbum habitual.

 

TEN EN CUANTA LOS DIFERENTES MOMENTOS

 

Una vez que sabemos más o menos el numero de imágenes que vamos a elegir, deberemos de tener en cuenta los diferentes momentos que tiene una boda para dividir las fotos que corresponderán a cada situación del enlace.

 

1. PREPARATIVOS DE LOS NOVIOS

 

Como en toda buena historia, hay que presentar a los protagonistas y la mejor forma de hacerlo es viendo como se preparan para su gran día.

En estos momentos cobran especial importancia tanto los familiares directos como los amigos más íntimos, son instantes donde los nervios se combinan con la ilusión y se pueden apreciar las emociones que acontecen alrededor de los novios.

En estos preparativos existen también una serie de protagonistas que cuentan mucho de los novios, como son los trajes y accesorios nupciales. En la mayoría de los casos estas fotografías se toman en la casa de los novios, que sin duda también cuentan mucho sobre ellos.

2. LA CEREMONIA

 

El centro de cualquier boda es el “si quiero” y tiene que estar bien representado en el reportaje de boda.

Desde la llegada al lugar elegido para la ceremonia en medio de toda la expectación, la entrada, la emoción de cada momento, los ritos y tradiciones que marcan las diferentes etapas de la ceremonia y la salida ya como recién casados, tienen que aparecer reflejados.

 

3. LA MINI SESIÓN 

 

Por regla general los novios suelen reservarse el momento entre la ceremonia y el banquete para llevar a cabo un reportaje más artístico. Como no puede ser de otra forma, el entorno elegido es fundamental, aunque en ocasiones no haya tiempo para este tipo de fotos o prefiráis disfrutar junto a vuestros invitados, os aconsejamos tratar de encontrar un hueco en vuestra ajustada agenda para estas fotos. Este instante a solas después de tantos nervios y el sí quiero, es un momento íntimo y precioso.

 

4. LA CELEBRACIÓN

 

En la mayoría de los casos en forma de banquete. En estos momentos aparte de las típicas fotos de boda (las de la tarta, quizás sean las más representativas) pero además pasan muchas cosas, que el reportaje tiene que saber contar.

Tanto la familia como los amigos interactúan constantemente con los novios durante la celebración, busca las imágenes que mejor lo cuenten.

 

5. LA FIESTA

 

La guinda final de cualquier boda es la fiesta o el baile de novios, quizás es el momento más divertido y años después las fotos serán las que te hagan recordar esos instantes.

Como no puede ser de otra forma el baile de los novios que abre esta fiesta suele ser un momento cargado de emociones y sentimientos. Posteriormente serán los invitados los que compartan vuestra felicidad.

 

ERRORES MÁS FRECUENTES

 

Dentro de estos consejos que intentamos ofreceros, no quisiéramos dejar de lado los errores (siempre desde nuestro punto de vista) que cometen los novios al elegir las fotografías para su álbum de boda.

1. NO BUSCAR LAS FOTOS MÁS EVIDENTES

 

Podemos intentar ser originales al seleccionar las fotografías, pero hay fotos que tiene que estar si o si en un reportaje de bodas. Una boda tiene momentos muy importantes y hay que recogerlos.

 

2. REPETICIÓN DE MOMENTOS

 

Si limitamos el número de fotografías, cada foto tiene que contar algo, en muchas ocasiones se eligen muchas fotos del mismo momento en detrimento de otras situaciones. Piensa de forma que el álbum sea un proyecto global, no mires cada pliego por separado.

3. DIFICULTADES AL COMPONER EL ÁLBUM

 

Los álbumes de boda han cambiado mucho en los últimos tiempos y necesitan una maquetación muy trabajada. Mi consejo es que os dejéis guiar por nosotros sobre cada página, ya que al final hay que valorar todo en conjunto.

Ten en cuenta que no deja de ser un libro ilustrado y que la disposición de las imágenes es fundamental, tanto para contar como fue el día de tu boda como por su aspecto visual.

 

4. QUERER COMPLACER A TODO EL MUNDO

 

Muchos recién casados al final tienen que tomar la decisión de si tiene que salir prácticamente todos los invitados en el reportaje o al final se centra solo en ellos.

Seguramente que quieres que las personas más allegadas a vosotros sean parte del mismo, pero no caigas en el error de tener que complacer a todo el mundo y que tengan que ser protagonistas en alguna foto, o incluso pensar que debe haber el mismo número de fotos de las 2 familias porque podéis estar comprometiendo la calidad del álbum.

 

5. PRESCINDIR DE LOS DETALLES

 

El día de vuestra boda fue único por la combinación de los momentos fundamentales y los pequeños detalles.

Los pequeños detalles, ya sean en vuestros accesorios, la decoración del lugar o alguna imagen “especial” de un instante que sucedió, son parte de la historia de vuestra boda, nosotros nos esforzaremos por no perdernos ninguno de ellos. Son estas imágenes las que acompañando a las llamadas principales, las que ayudan a recordar todos los momentos y dan una idea más exacta de cómo fue vuestra boda y las que permiten ayudar a determinar incluso el ritmo de lectura del propio álbum y dinamizarlo.

 

6. VUESTRA BODA ES UN MOMENTO CUMBRE EN VUESTRA HISTORIA DE AMOR

 

Un último consejo. Estoy seguro de que vuestra boda fue perfecta, elegisteis el mejor sitio para llevarla a cabo, seguro que no podíais estar más guapos y que en una u otra cosa invertisteis más de lo puramente necesario porque era importante para vosotros.

Pero un reportaje de bodas es una historia de amor. Seguramente dentro de 30 años, un día volveréis a ojear vuestro álbum y veréis como ha pasado el tiempo.

Pero hay algo que no pasara nunca de moda, ver que en vuestro reportaje, lo más importante de todo es el amor que teníais el uno por el otro y lo felices que fuiste ese día.